Así tilda la prensa la aparición estelar de Ana Obregón en las campanadas de TVE.

La presentadora lució como nadie y se rodeó de profesionales de la talla de Alejandro de Miguel para la confección de un vestido espectacular y unas joyas de la casa Rabat que hacían que Ana brillara como nadie.